Marketing para emprendedores

Sé rápido, sé audaz… Técnicas para triunfar en los negocios con el 'Speed Marketing'

REDISEÑAR EL PACKAGING: NUEVA ESTRATEGIA PARA AHORRA COSTES

Posted by Fernando Montero en 7 abril, 2010

Muchas empresas han introducido cambios en el diseño del packaging de sus productos como estrategia para ahorrar costes, según un reportaje publicado en el suplemento ‘Negocios’ de El País. Estas son las principales ideas del mismo:

La estrategia de Mercadona. “Lo explicaba hace poco Juan Roig, presidente de Mercadona: “El camión lleno, el palé lleno, la caja llena, el lineal lleno, y el producto, también, lleno”. Fiel a esta filosofía, las botellas de aceite han dejado de ser redondas para convertirse en cuadradas, porque dejan menos espacio vacío en las cajas y en lineal (ahorro de 0,01 euros por unidad); las especias han pasado del envase de cristal al de plástico (0,25 euros); el brick de un litro de leche de su marca blanca (Hacendado) ha modificado su formato y el satinado (0,06 euros); la crema corporal de aceite de oliva ha cambiado la tapa (0,05 euros)…. El objetivo de Mercadona es reducir costes (1.500 millones de euros estima la compañía que ha ahorrado ya con esta política, en la que el packaging es vital) para bajar precios”.

El peso es un enemigo del packaging. “Cuanto más pesa, peor. No es de extrañar, pues, que la gran atracción de la última edición de la feria de envase y embalaje Hispack fuera la botella más ligera (6,6 gramos) del mundo. “Hay que reducir el peso al mínimo. Esto explica el cambio de la botella de vidrio por la de plástico. Otro problema es el volumen. Las botellas redondas son más difíciles de almacenar y, por tanto, más ineficientes”, explica la experta Marc Sachón. Y añade: “Volumen y peso son las dimensiones clave en el camión, o llegas al límite de una o de otra, si no, los números se quejan”.

La estrategia de Eroski. “Eroski ha desarrollado un sistema similar a un juego de muñecas rusas -en el que cada pieza encaja con la anterior- para sus cajas expositoras defilm, de tal manera que al apilarlas unas sobre otras en los palés se logra una altura de 175 centímetros, con lo que se aprovecha la casi totalidad del tamaño del camión (1,85-1,90 centímetros) que las transporta”.

Los límites de esta tendencia. “El problema es que se puede aligerar el envase sólo hasta un cierto límite. El plástico, por ejemplo, a partir de un determinado gramaje ya no conserva bien los alimentos”, precisa Daniel Siles, profesor de marketing de la escuela de Organización Industrial (EOI). “Aunque hay una tendencia clara a la eliminación de todos los cartonajes”, matiza.

Los ‘ladrones de aire’ de Ikea. Esta firma cuenta con un área exclusivamente dedicada a esta tarea. A estos profesionales en la casa se les conoce como “los ladrones de aire” y son capaces de detectar soluciones muy sencillas que generan grandes ahorros. Por ejemplo, gracias a la reducción de un milímetro de cera de uno de sus modelos de vela, se logró que encajaran unas dentro de otras optimizando el embalaje y, como consecuencia, el transporte. Con esta idea se pasó de 252 bolsas de 100 velas por palé a 360. O sea, Ikea redujo en 18.571 los palés necesarios para transportar la misma cantidad de producto.

Desde el paquete plano -que es una verdadera seña de identidad de la compañía- a los nuevos palés de cartón, Ikea se reinventa. Con el primero, que en la última versión se ha logrado hacer más delgado, se consigue tener 6.866 camiones menos en la carretera y ahorrarse la emisión de 4.700 toneladas de dióxido de carbono. En total, 8.300.000 euros de ahorro. “Nuestros diseñadores, cuando crean un producto tienen que pensar con qué materias primas se va a fabricar y, sobre todo, cómo se transportará. Si no es en paquete plano tiene que ser apilable, porque de lo contrario tenemos un problema”, enfatiza Cristina Humet, directora de sostenibilidad de Ikea. En el caso de los palés de cartón, la multinacional sueca los está usando en vez de los de madera. Un cambio que les permite dejar de utilizar 27.000 camiones y evitar la emisión de 41.000 toneladas de dióxido de carbono.

No se trata de ‘cambiar por cambiar’. “Pero cuidado, advierte Víctor Mirabet, consejero delegado de la firma de branding Coleman, “no se trata de cambiar por cambiar. En ciertos casos, el packaging del producto es un activo de la marca y forma parte de su esencia. Por lo que modificaciones precipitadas pueden ser un problema”. Tropicana -el zumo de naranja comercializado por PepsiCo- es un buen ejemplo de ello. Sus directivos decidieron el año pasado rediseñar el envase pensando que mejorarían las ventas. Pero nada más salir al mercado, los blogs de infinidad de consumidores empezaron a calificar al nuevo producto de “feo” o, sencillamente, “estúpido”. El “pecado” de PepsiCo fue sustituir la imagen de una refrescante naranja atravesada por una pajita por una sobria fotografía de un vaso de zumo de naranja. En dos meses la compañía tuvo que volver al modelo original. Las ventas habían caído un 20% y las pérdidas iban ya por los 100 millones de dólares”.

Si quieres el reportaje de El País, pincha aquí.

Puedes leer más técnicas de marketing imaginativo en el libro SPEED MARKETING. Pincha aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: