Marketing para emprendedores

Sé rápido, sé audaz… Técnicas para triunfar en los negocios con el 'Speed Marketing'

CLAVES DEL ÉXITO DE 100 MONTADITOS: CÓMO HACER QUE EL CLIENTE SE DIVIERTA MIENTRAS MATA EL HAMBRE

Posted by Fernando Montero en 4 agosto, 2010

El mercado español de la restauración de la segunda mitad de la década de los 90 vivía un proceso de parálisis y de falta de imaginación. No aparecía nada nuevo, salvo la tendencia por la tematización de bares. Hasta que surgió en el 2000 un concepto diferente, 100 Montaditos, que aportó un poco de frescura y una oferta singular en la que el ritual de consumo tiene un peso fundamental.

El primer local de 100 Montaditos se abrió en Islantilla (Huelva), al que siguieron Mérida, Badajoz o Sevilla, entre otros, alcanzando en poco tiempo, a finales de 2003, las 27 unidades de negocio en diversas regiones (Madrid, Galicia, Extremadura, Valencia y Andalucía).

¿Y por qué 100? Porque nació como un ‘todo a cien en restauración’, con todo el producto al precio único de las antiguas 100 pesetas del año 2000. De ahí que se tomase la referencia de ‘100 variedades de montaditos a 100”, señala su fundador”, nos explica su fundador José María Fernández Capitán.

Las razones de la rápida expansión hay que buscarlas en un concepto que, en palabras de Fernández Capitán, destaca por su sencillez. El factor ‘todo a un euro’ de los inicios fue clave (hoy los precios han subido levemente), pero también que no tuviese cocina (con lo cual no requería salida de humos), y el que hubiese un solo  producto identificable por el consumidor.

Algo más que comida rápida: El ritual de 100 Montaditos se inicia en un sistema de pedidos ágil a través de una comanda en la que el propio cliente elige sus productos favoritos. Cuando el pedido está listo, se avisa al cliente por megafonía. Aquí se produce un momento divertido, ya que es tradición que el cliente se ponga un nombre que provoque la risa del grupo con el que va: Pato Donald, Cristiano Ronaldo, Amante Insaciable… Con este sistema, además de fidelizar al público, se produce un ahorro de costes: es el cliente en que pasa a recoger el pedido con lo que se elimina el servicio de mesa. De esta manera, el cliente se convierte en ‘actor del concepto’. El local está concebido para facilitar la agilidad y la rotación del público.

El continente importa: las bebidas se sirven en vaso de cristal y los montaditos en platos artesanales. La iluminación es mucho más tenue que en un establecimiento de comida rápida, para animar a la conversación y al disfrute de la comida. Y la decoración está ambientada en las tabernas gaditanas de principios del siglo XX.

Variedad muy mediterránea. El producto se ofrece con una gran cantidad de variantes: hay hasta 30 ingredientes que se combinan hasta dar las 100 variedades posibles. La  manipulación de los montaditos se realiza a la vista del público.

Puedes leer más técnicas de marketing imaginativo en el libro SPEED MARKETING. Pincha aquí.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores

%d personas les gusta esto: